Un diccionario del uso de las palabras según Winnicott[i]

Por Jan Abram

Traducción a cargo de Luciana Tonelli Rodulfo

 

Capítulo 2 – Solo (la capacidad de estar solo)

La capacidad de estar solo se basa en la paradoja del estar solo en presencia de otro e implica salud y un máximo de madurez emocional.

 

La experiencia de estar solo en presencia de otro está enraizada en la relación temprana del niño con su madre, a lo cual Winnicott llama la Afinidad del Ego – y luego en su trabajo “Relación – Objeto”. Esto hace referencia en el tiempo en que la madre está en estado de preocupación maternal primaria y el niño está en la fase de absoluta dependencia.

 

La capacidad de estar solo no debe confundirse con el estado de abstinencia o retirada.

 

  1. Afinidad del Ego (Capacidad de relacionarse)

“La Capacidad de Estar Solo” fue presentada a la Asociación Psicoanalítica Británica en 1957 y subsecuentemente publicada por primera vez en 1958 en La Revista Internacional de Psicoanálisis, Aunque muchos de los temas de Winnicott contribuyeron a la tesis de este artículo, el tema de la habilidad de estar solo se explora solamente aquí.

 

La capacidad de estar solo se basa en una paradoja.

 

“Aunque muchos tipos de experiencia van a establecer la capacidad de estar solo, hay una que es básica, y sin tener suficientemente de ella, la capacidad de estar solo no ocurre; Esta experiencia es aquella de estar solo, como un infante o niño pequeño, en la presencia de su madre. Entonces, la base para la capacidad de estar solo es una paradoja, es la experiencia de estar solo mientras que otro está presente”

[“La capacidad de estar solo”, 1957, p.30]

 

La capacidad de estar solo se desarrollará en el bebé dependiendo de cómo es acogido, o sostenido particularmente en los dos primeros años de vida (ver SOSTEN: 4,5).

 

En 1956, un año antes de que se escribiera el artículo mencionado más arriba, Winnicott introdujo el término “Afinidad del ego” en dos artículos – “Preocupación maternal primaria” y “Tendencia antisocial”. La afinidad del ego se refiere al momento en el cual madre e hijo se fusionan. Durante este tiempo de fusión cuando el bebé ve a la madre, él se ve a sí mismo, y cuando la madre ve al niño ella recuerda (inconscientemente) sus propios primeros días y semanas de vida lo cual le permite identificarse con las necesidades de su bebé, tal como si viera sus propias necesidades. Esta es la madre en un estado de preocupación maternal primaria. Estos momentos tempranos, días y semanas son un punto de inicio vital para el desarrollo emocional sano del individuo (ver SER: 4, 5; PREOCUPACION MATERNAL PRIMARIA).

 

En el artículo mencionado anteriormente de 1957, Winnicott explora la naturaleza de la afinidad del ego en el contexto de la establecida teoría Freudiana de la escena primaria y la teoría Kleiniana del Buen Objeto Interno.

 

En la escena primaria de Freud, la habilidad de estar solo significa que el bebé o niño es capaz de tolerar el hecho de que los padres tienen sexo. En la teoría del Buen objeto interno de Klein, estar solo implica que el buen objeto interno hubo sido internalizado y establecido en el mundo interno del niño.

 

Por posicionar su idea de la capacidad de estar solo en ambas teorías, la Freudiana o la Kleiniana, Winnicott usa los diferentes énfasis de ambos (Edipo y la teoría de la relación con objetos internos) para sentar su foco de pensamiento. Al mismo tiempo, dispensa con buen fraseo psicoanalítico para enfatizar la naturaleza crucial del estado mental de la madre en relación a su bebe recién nacido (ver ILUSION: 4, 5, 6; PREOCUPACION MATERNAL PRIMARIA).

 

  1. Estoy solo

Estudiando la frase “Estoy solo” Winnicott apunta a tres etapas diferentes del desarrollo emocional, siempre recalcando la importancia del entorno:

 

En principio está la palabra “Yo”, implicando bastante crecimiento emocional. El individuo se establece como unidad. La integración es un hecho. El mundo externo es repudiado y un mundo interno ha comenzado a ser posible…

 

Luego vienen las palabras “Yo soy”, representando una etapa de crecimiento individual. Por lo dicho el individuo no solo tiene forma sino también vida. En los comienzos de “Yo soy” el individuo está por así decirlo, crudo, es indefinido, vulnerable, potencialmente paranoico. El individuo puede solo lograr la etapa del “Yo soy” porque existe un medio protector, el medio protector es de hecho la madre preocupada por su hijo y orientada a los requerimientos del ego del niño mediante la identificación con su propia niña.

 

No hay necesidad de postular una conciencia de la madre sobre la parte que tiene el niño en esta etapa del “yo soy”.

 

Luego llegamos a las palabras “Yo estoy solo”. De acuerdo con la teoría que estoy exponiendo esta etapa posterior involucra de hecho una apreciación por parte del niño de la constancia de la existencia de su madre. Con esto no quiero necesariamente decir una conciencia con la mente consiente.  Sin embargo, considero que el “Yo estoy solo” es un desarrollo del “Yo soy”, dependiente de la conciencia del niño de la continua existencia de una madre confiable cuya confiabilidad hace posible que el niño pueda estar solo y que disfrute el estar solo, por un período limitado.

[“La capacidad de estar solo”, p.33]

 

La etapa del “Yo” representa la propia emergencia del set up del medio-individuo (el tiempo de fusión) cuando el niño comienza a poder diferencial el Yo del No-Yo (ver SER: 3) La etapa del “Yo soy” ocurre entre las edades de tres y seis meses y está en relación a los logros en desarrollo de la posición sobre depresión de Klein o el estado de preocupación de Winnicott (ver PREOCUPACION: 6) El “Yo estoy solo”, por lo tanto, puede ocurrir en el niño de unos seis meses de edad en adelante, pero la presencia materna tiene que continuarse para que esto pueda establecerse.

 

Winnicott desea enfatizar el aspecto crucial de la afinidad del Ego.

 

Será visto que adjunto gran importancia a esta relación, ya que considero que es de lo que la amistad está hecha. Podría resultar ser la matriz de la transferencia…

 

Creo que es generalmente aceptado que el impulso ID (identificatorio) es significativo sólo si está contenido en la vida del Ego.  El impulso ID bien interrumpe un ego débil o bien fortalece un fuerte ego. Es posible decir que las Relaciones ID fortalecen el ego cuando ocurren en el marco de la afinidad del ego. Si esto es aceptado, entonces sigue un entendimiento de la importancia de la capacidad de estar solo. Es solamente cuando sólo (es decir, en la presencia de otro) que el niño puede descubrir su vida personal. La alternativa patológica es una falsa vida construida sobre reacciones a estímulos externos. Cuando se está sólo, en el sentido en el que estoy usando el término, y únicamente cuando solo, el niño es capaz de hacer el equivalente de lo que sería llamado relajarse en el adulto. El niño es capaz de desintegrarse, de estar en un estado en el cual no hay orientación, la posibilidad de existir por un tiempo sin ser reactor contra una vulnerabilidad externa o una persona activa con una dirección de interés o movimiento. El escenario esta armado para una experiencia ID. En el curso del tiempo llega una sensación o un impulso. En este escenario la sensación o impulso se sentirá real y será una real experiencia personal…

 

Es sólo bajo estas condiciones que el niño puede tener una experiencia que se sienta real. Un gran número de estas experiencias forman las bases para una vida que tiene dentro realidad en lugar de futilidad. El individuo que hubo desarrollado la capacidad de estar solo es constantemente capaz de re descubrir el impulso personal, y el impulso personal no se desperdicia porque el estado de estar solo es algo que (aunque paradójico) siempre implica que alguien más está allí.

[“La capacidad de estar solo”, p.33.34]

 

Por experiencia ID Winnicott quiere decir impulsos fisiológicos (como el hambre) a lo cual la madre, por su habilidad de identificarse con el niño, es capaz de responder.  La calidad de la respuesta del entorno para lograr las expectativas del niño transforma la experiencia ID y por tanto fortaleciendo la sensación del Yo. El efecto acumulado de las innumerables repeticiones de la madre complaciendo las necesidades de su bebé, significa que este está capacitado de sentirse real y vivir creativamente (ver COMUNICACIÓN: 2; CREATIVIDAD: 4; EGO: 2, SOSTEN: 2; YO: 5).

 

Winnicott no deja claro por qué el prefiere referirse a la relación temprana madre/hijo como la “Afinidad del Ego” y el resumen de este artículo dice de hecho que este puede ser un término temporal. De hecho, en su trabajo posterior el descarta este término; lo reemplaza por “Relación-Objeto” el precursor del “Uso-Objeto” (ver AGRESION: 10)

 

  1. Retirada y soledad

La capacidad de estar solo no debe confundirse con el estado de retirada. El individuo que debe retirarse de relaciones con otros hubo, según la teoría de Winnicott, experimentado seria vulnerabilidad desde un principio y tuvo que retirarse para preservar el centro de su Yo de ser violado (ver COMUNICACIÓN: 12). La retirada constituye un relacionarse con objetos subjetivos que facilita el sentido de la sensación de realidad, y Winnicott destaca que hay un aspecto de la retirada que es saludable. Sin embargo, la retirada es también un aislamiento tal como el estado autista, no ayuda a enriquecer ni desarrollar el sentido del Yo, aunque la sensación de realidad esté presente. Entonces mientras que el individuo que pasa una gran de cantidad de tiempo solo parece haber adquirido la capacidad de estar solo, en relación a la tesis de Winnicott, el estado de retirada puede muy bien demostrar una incapacidad de estar solo (ver COMUNICACIÓN: 9; ENTORNO: 9; REGRESION: 10).

 

Igualmente, el individuo que experimenta intensa soledad también estuvo vulnerable por una falta de experiencia de la afinidad del ego con una madre que es capaz de estar confiablemente presente porque ella está en identificación con su bebé.

 

Sería apreciable si de hecho el estar solo no es lo que estoy discutiendo. Una persona puede estar en confinamiento solitario y aun así no poder estar solo. Lo que deberá estar sufriendo entonces va más allá de nuestra comprensión.

[“La capacidad de estar solo”, p.30]

 

Winnicott también ve la capacidad de estar solo en presencia de otro como una necesidad en el desarrollo de un análisis.

 

En la mayoría de nuestros tratamientos psicoanalíticos hay momentos en los que la capacidad de estar solo es importante para el paciente. Clínicamente esto puede ser representado por una fase silenciosa o sesión silenciosa, y este silencio lejos de ser evidencia de resistencia, resulta ser un logro por parte del paciente. Tal vez es aquí que el paciente hubo logrado estar solo por primera vez.

[“La capacidad de estar solo”, p.29]

 

Para el paciente, así como para el analista estar en sesión es entonces un logro. Estar desintegrado, asociar libremente, rendirse, tener dificultades, son todos signos de que la capacidad de estar solo está en proceso de ser alcanzada (ver SER: 7; YO: 11).

 

[i] Texto original: Jan Abram (2007): The language of Winnicott – A dictionary of Winnicott´s use of words, Londres, Karnac.

Luciana Tonelli Rodulfo

Luciana Tonelli Rodulfo es Bachellor en Biología Molecular, Universidad de Buenos Aires (UBA)/ American Association of Collegiate Registrars and Admission Officers (ACCRAO); Buenos Aires, Argentina/Washington DC, USA.

Luego de 13 años de experiencia trabajando en renombradas universidades de Estados Unidos (Oregon Health and Science University, OHSU) y Canadá (McGill University) así como en la empresa canadiense STEMCELL Technologies Inc.), en 2016 regresó a la Argentina, en  donde reorientó su carrera para desempeñarse como Asistente Ejecutiva Bilingüe (Consultorio psicoanalítico de los Doctores Rodulfo) y Traductora en el idioma Inglés (Consultorio psicoanalítico de los Doctores Rodulfo, www.mokuto.com, Equipo de Traducción de la Traductora Pública Laura Granollers).